martes, 27 de junio de 2017

PERIMENOPAUSIA



















Anoche soñé que había usado un cuchillo en vez de una cuchara
para tomar mi primer cucharada de yogur de la mañana y el filo
de su hoja me cortó la lengua. El yogur mezclado con mi sangre
como pintura acrílica. ¡Puse inmediatamente una brocha en mi 
boca y la removí! Después empecé a pintarlo todo de color 
de rosa. El mantel, el vaso de agua, la taza de café, el bol,
la inocente cuchara. Si los dientes son masculinos, entonces
la lengua es una chica joven. Podés sospechar que la boca
es una vagina y hasta es posible que tengas razón. Podés pensar
incluso que un agujero en la mano es un estigma, pero según
mi libro de sueños es también una concha, a no ser que el
agujero se ubique en el dorso de la mano, en cuyo caso es un
culo. ¿Y sangre de la boca/vagina? Bueno, no me ha bajado 
la regla en cuatro meses. Si te pensabas que la gente empieza
a incomodarse cuando le hablás de tu regla, entonces tratá 
de hablarles de la monopausia. Se ponen a bostezar, sus bocas,
pequeñas vaginas, pequeñas cavernas húmedas y somnolientas.
Oh, yogur blanco, sospecho que sé lo que eres.



Denise Duhamel (Woonsocket, Rhode Island, E.E.U.U., 1961)

(Traducción: Dagmar Buchholz y David GOnzález)


PERIMENOPAUSE 

Last night I dream that I used a knife instead of a spoon to take mi first bite of morning yogur and the blade cut right into my tongue. The yogurt mixedwith my blood like acrylics. I put a paintting everything pink. The tablecloth, the water glass, the cofee cup, the bowl, the innocent spoon. If the teeh are male, then the tongue is a young girl. You may suspect the mouth is the vagina and you may be right. You may think a hole in the hand is stigmata, but according to my dream book, it's also a vagina -unless the hole is on the back of the hand, in wich case it's an anus. And blood from the mouth/vagina? Well, I haven't had my period in four months. If you think people start to zone out when you tell them about your periods, try telling them about menopause. They tend to yawn, their mouths, little vaginas, little drowsy moist caves. Oh white yogurt, I suspect I know what you are.





domingo, 25 de junio de 2017

QUÉ PASARÍA SI PIERDO TODAS ESAS COSAS



























Qué pasaría si pierdo todas esas cosas
El humor, el ingenio, la belleza
Qué pasaría si pierdo todo
Y no queda nada de mí
Y qué pasaría si soy sólo un cadáver
Y qué pasaría si soy menos que eso
¿Me querrías igual?
¿Harías un tunel en la tierra
Hasta que saliera el sol
Para poder abrazar mi cuerpo?
¿Qué pasaría si el sol se va?
¿Abrazarías mi cuerpo en la muerte de la noche?
Una vez lo hizo
Una vez abrazó mi cuerpo en la muerte de la noche
Si me olvidé de él entonces, todavía puedo olvidarlo
Si siempre lo quise, todavía puedo quererlo de nuevo
Negra noche que está siempre llamando
Mi cuerpo es un delgado papel para el aire
Llamamos a la conversación
Lenguaje oscuro
Mi cuerpo es papel rojo oscuro lamiendo
El sol de la tumba en la que estoy
¿Harías un túnel a través de mi tumba
Para encontrar al sol poniéndose?
¿Pasarías a través de mi tumba para llegar a otro sol
Uno profundo y azul
Y ardiente?



Dorothea Lasky 

(Traducción: Valeria Meiller)


-Edición no bilingüe-




Dorothea Lasky, E.E.U.U.; St. Louis, 1978. Publicó cuatro libros de poemas "Awe" (2007), "Black life" (2010), "Thunderbird" (2012) y "Rome" (2014). Fue graduada por el programa MFA de la Universidad de Massachusetts y obtuvo un doctorado en creatividad y educación en la Universidad de  Pensilvania. Actualmente es Profesora asistente en la Escuela de Artes de la Universidad de Columbia. Vive en Brooklyn, New York.





viernes, 23 de junio de 2017

YO TUVE UN HOMBRE





















Hoy mientras iba caminando
Un hombre que pasaba me dijo
Que era una puta blanca (él era blanco)
Y que no lo mirara
O me iba a "coger por el agujerito del culo"
Me alejé pensando 
Quién es él para hablar
Pienso que soy una puta blanca
Mi culo es grande
Pero creo que el agujero de mi culo es chiquito
Esta violencia a la que sometemos a las mujeres
No pienso que sea loco
Alguien que conozco dijo
"Ah, el tipo estaba loco"
Yo no creo que sea loco
Tal vez se dio cuenta de algo en mi mirada
Que ya no era loco
Tal vez sintió la sangre salvaje en mí
Y eso le dio miedo
Y me agredió por miedo
Tal vez se dio cuenta de que yo era igual a él
Pero había nacido con esta cara y estos ojos
Estos rasgos regordetes
Qué hay del día en que me fui
Qué pasó entonces
Todavía me alegra que me haya dicho eso
Todavía me alegra que haya sido cruel conmigo
¿Qué ojo amargo supo que tenía una voz
Para decir lo que me hicieron los hombres?
¿Qué viento inhóspito voló a través de mi cerebro
Para hacerme hablar desde lo terrible
Para hablar terriblemente sobre lo feo
Para volver simple y fea mi propia cara
Para contorsionar esta simple sonrisa en una canción extraña?



Dorothea Lasky (E.E.U.U.; St. Louis, 1978)

(Traducción: Valeria Meiller)

-Edición no bilingüe-



miércoles, 21 de junio de 2017

YO SOY EL CABALLO



























Yo soy el caballo por el cual la gente debería apostar
Yo soy la persona que seguro te salvaría en un incendio
Yo soy la persona que es humo negro
Y te tira humo negro en los ojos
Yo soy el chirrido en la noche
Yo soy la mesa, y el papel, y las babosas
Yo soy la cosa que más te excita
Yo soy la cosa que más te excita
Yo soy el caballo por el que vos deberías apostar
Cuando pongas tu plata sobre la mesa.



Dorothea Lasky (E.E.U.U.; St. Louis, 1978)

(Traducción: Valeria Meiller)

-Edición no bilingüe-



IMAGEN: La actriz argentina Victoria Onetto.





lunes, 19 de junio de 2017

A MI AMANTE, AL VOLVER JUNTO A SU ESPOSA































Ella está toda ahí.
Fue fundida cuidadosamente para ti
y moldeada desde tu infancia,
moldeada a partir de tu centenar de estudiantes favoritas.

Ella siempre ha estado ahí, cariño.
Ella, realmente, es exquisita. 
Fuegos artificiales en el aburrimiento de febrero
y tan real como una olla de hierro.

Seamos sinceros, yo he sido pasajera. 
Un lujo. Un velero rojo brillante en el puerto.
Mi pelo agitándose como humo por la ventanilla del auto.
Una joven almeja fuera de estación.

Ella es más que eso. Es lo que tienes que tener,
ha elevado tu práctico crecimiento tropical.
Ella no es un experimento. Ella es toda armonía.
Ella cuida de que la barca tenga remos y toletes,

ha puesto flores silvestres en la ventana 
para el desayuno,
sentada junto al torno de ceramista al mediodía,
ha dado a luz tres hijos bajo la luna,
tres querubines dibujados por Miguel Ángel,

y lo hizo con sus piernas abiertas
en los meses terribles en la capilla.
Si miras hacia arriba, los niños están allí
como delicados globos pegados al techo.

Ella ha llevado a cada uno a lo largo del corredor
después de la cena, sus cabezas discretamente inclinadas,
dos piernas protestando, uno frente al otro, 
su cara encendida con una canción y un pequeño sueño.


Te devuelvo tu corazón.
Te doy permiso−

para la descarga en ella, latiendo
iracundo en la suciedad, 
para la puta que hay en ella
y la sepultura de su herida−
para enterrar su pequeña roja herida viva−

para la pálida bengala titubeante bajo sus costillas,
para el marinero ebrio que espera en su pulso izquierdo,
para su rodilla de madre, para las medias, 
para las ligas, para la llamada.


La curiosa llamada
cuando te cobijes entre sus brazos y pechos
y tires de la cinta naranja en su pelo
y contestes a la llamada, la rara llamada.

Ella es tan desnuda y singular.
Ella es la suma de ti mismo y de tu sueño. 
Escálala como un monumento, paso a paso.
Ella es sólida. 

En cuanto a mí, yo soy una acuarela. 
Lavable. 



Anne Sexton 


(Traducción: José Luis Reina Palazón)


FOR MY LOVER, RETURNING TO HIS WIFE

She is all there. 
She was melted carefully down for you 
and cast up from your childhood, 
cast up from your one hundred favorite aggies. 
She has always been there, my darling. 
She is, in fact, exquisite. 
Fireworks in the dull middle of February 
and as real as a cast-iron pot. 
Let's face it, I have been momentary. 
vA luxury. A bright red sloop in the harbor. 
My hair rising like smoke from the car window. 
Littleneck clams out of season. 
She is more than that. She is your have to have, 
has grown you your practical your tropical growth. 
This is not an experiment. She is all harmony. 
She sees to oars and oarlocks for the dinghy, 
has placed wild flowers at the window at breakfast, 
sat by the potter's wheel at midday, 
set forth three children under the moon, 
three cherubs drawn by Michelangelo, 
done this with her legs spread out 
in the terrible months in the chapel. 
If you glance up, the children are there 
like delicate balloons resting on the ceiling. 
She has also carried each one down the hall 
after supper, their heads privately bent, 
two legs protesting, person to person, 
her face flushed with a song and their little sleep. 
I give you back your heart. 
I give you permission - 
for the fuse inside her, throbbing 
angrily in the dirt, for the bitch in her 
and the burying of her wound - 
for the burying of her small red wound alive - 
for the pale flickering flare under her ribs, 
for the drunken sailor who waits in her left pulse, 
for the mother's knee, for the stocking, 
for the garter belt, for the call - 
the curious call 
when you will burrow in arms and breasts 
and tug at the orange ribbon in her hair 
and answer the call, the curious call. 
She is so naked and singular 
She is the sum of yourself and your dream. 
Climb her like a monument, step after step. 
She is solid. 
As for me, I am a watercolor. 
I wash off. 





Anne Sexton. Seudónimo de Anne Gray Harvey. Poeta norteamericana. Nació en Massachusetts en 1928. Se casó con Alfred Muller Sexton a los 19 años. Un año después de nacida su primera hija le diagnosticaron depresión post-parto, sufriendo su primer crisis mental e ingresando a un hospital neuropsiquiátrico. Regresaría allí varias veces, sobre todo luego de sus intentos de suicidio, que se agudizaron luego del nacimiento de sus segunda hija. Fue su médico quien la apoyó para que desarrollara el interés en la poesía que había mostrado en la escuela secundaria. En el otoño de 1957 se inscribió en un taller de poesía en donde conocería a Sylvia Plath. Unidas en una relación con matices que lindaban entre la identificación mutua y la rivalidad poética, fueron influencias la una para la otra, llegando a competir en las clases por quien escribía el mejor poema. En 1974, a pesar de su éxito como escritora –había ganado el Premio Pulitzer de poesía por su libro Live or Die- perdió su batalla contra la enfermedad mental. Luego de almorzar con su mejor amiga, Sexton fue hasta el garage, encendió el motor de su auto y se suicidó con el monóxido de carbono (1975).





sábado, 17 de junio de 2017

LOS ESCRITOS DE JESÚS

´






































JESÚS AMAMANTADO

María, tus grandes
manzanas blancas me ponen alegre.
Siento que tu corazón impulsa
su máquina y me duermo como una mosca.
Toso como un pájaro su gusano.
Soy un bebé de caramelo y tú eres mi mujer.
Tú eres una roca y yo unas algas con flecos.
Tú eres un lirio y yo la abeja que se mete adentro.
Cierro mis ojos y te chupo como un fuego.
Crezco. Crezco. Engordo cada vez más.
Soy un niño en un bote y tú eres el mar,
la sal, cada pez valioso.

No. No.
Todo mentira.
Yo soy pequeño
y tú me sostienes.
Me das leche
y somos uno
y estoy contento.
No. No.
TOdo mentira.
Soy un camión. Yo marco el camino.
Yo te poseo.



JESÚS EN VELA

Era el año
del libro Todo sobre sexo,
el Hombre y la Mujer Sensuales se regodeaban,
pero Jesús ayunaba.
Se tragaba Su vida célibe.
El suelo tembló como un océano,
una gran ola sexual bajo Sus pies.
Sus pergaminos se mordían entre sí.
Iba envuelto en oro como en una náusea.
Afuera los gatitos colgaban de las tetas de su madre
como salchichas ahumadas.
Los gallos lloraban todo el día, golpeando por amor.
Salió sangre de la bomba de la cocina,
pero Él ayunaba.
Era como una gran casa
sin gente,
ni planes.



JESÚS DUERME

Jesús duerme tan callado como un juguete,
y en Su sueño
desea a María.
Su pija aullaba como un perro,
pero Él se retiró bruscamente de este juego
como una puerta que se cierra de golpe.
Esa puerta le partió el corazón,
pues Su necesidad era acuciante.
Hizo una estatua de Su deseo.
COn su verga como cincel
esculpió la Pietà.
En esa muerta era importante tener sólo un deseo.
Esculpió esa muerte.
Fue persistente.
Murió una y otra vez.
Nado más y más por el cordón umbilical hacia arriba, 
respirando agua a través de sus branquias.
Nadó a través de piedras.
Nadó a traavés de la divinidad
y como no había conocido a María
se unieron en Su muerte,
la cruz para la mujer,
en un último abrazo,
en una pose eterna
como un centro de mesa.



JESÚS SALVA A LA PROSTITUTA

La puta está arrodillada
con sus manos sobre su pelo rojo.
No estaba buscando clientes.
Tenía mucho miedo.
Un delicado cuerpo vestido de rojo,
tan rojo como un puño destrozado,
además estaba sangrando
porque el pueblo quería
apedrearla hasta que se muriera.
Las piedras le impactaban como abejas
a un caramelo y puta dulce de pelo rojo
como ella era, gritaba: Nunca más, nunca más.
Y Jesús vio esto y pensó en exhumarla
como un funebrero.

Jesús sabía que la puta padecía
una enfermedad mortal y Él podia curarla
con Sus dos dedos pulgares.
Levantó Su mano y las piedras
cayeron al suelo como buñuelos.
Levantó la mano otra vez
y la puta vino y Lo besó.
La curó dos veces. En el lugar.
La curó dos veces en cada pecho,
y apretó Sus dedos en los pezones
hasta que la leche salió,
esos dos forúnculos de las putas.
La prostituta siguió a Jesús como una perrita,
porque él la había salvado.
Entonces dejó de ser trabajadora del sexo
y se convirtió en Su mascota.
Que Él la salvara la hizo sentir niña
otra vez y que tenía un padre
que le limpió la oscuridad de sus ojos.
Y de a poco, se hizo cargo de sí misma,
sabiendo que le debía la vida a Jesús,
y esa era su carta ganadora.



HABLA EL AUTOR DE LOS ESCRITOS DE JESÚS

En mi sueño
ordeñé una vaca,
la tremenda ubre
como un gran lirio de goma
sudaba entre mis dedos
y cuanto tironée,
esperando el jugo de la luna,
esperando a la madre blanca,
salpicó sangre,
y me cubrió de vergüenza.
Entonces Dios me hablóy dijo:
La gente sólo habla bien de la Navidad.
Cuando dicen algo malo, cuchichean.
Así que yo fui a la fuente y saqué
un bebé del lecho del río.
Entonces Dios me habló y dijo:
Toma esta mujer de pan de jengibre
y ponela en el horno.
Cuando la vaca dé sangre
y el Cristo haya nacido,
tenemos que comernos todos los sacrificios,
tenemos que comernos a todas las mujeres hermosas.



Anne Sexton (E.E.U.U., Anne Gray Harvey, Massachusetts en 1928 -1974)


(Traducción: José Luis Reina Palazón)

THE JESUS PAPERS

JESUS SUCKES

Mary, your great
white apples make me glad.
I feel your heart work its
machine and I doze like a fly.
I cough like a bird on its worm.
I’m a jelly-baby and you’re my wife.
You’re a rock and I the fringy algae.
You’re a lily and I’m the bee that gets inside.
I close my eyes and suck you in like a fire.
I grow. I grow. I’m fattening out.
I’m a kid in a rowboat and you’re the sea,
the salt, you’re every fish of importance.


No. No.
All lies.
I am small
and you hold me.
You give me milk
and we are the same
and I am glad.
No. No.
All lies.
I am a truck. I run everything.
I own you.



JESUS AWAKE

It was the year
of the How to Sex Book,
the Sensuous Man and Woman were frolicking
but Jesus was fasting.
He ate His celibate life.
The ground shuddered like an ocean,
a great sexual swell under His feet.
His scrolls bit each other.
He was shrouded in gold like nausea.
Outdoors the kitties hung from their mother’s tits
like sausages in a smokehouse.
Roosters cried all day, hammering for love.
Blood flowed from the kitchen pump
but He was fasting.
His sex was sewn onto Him like a medal
and His penis no longer arched with sorrow over Him.
He was fasting.
He was like a great house
with no people,
no plans.



JESUS ASLEEP

Jesus slept as still as a toy
and in His dream
He desired Mary.
His penis sang like a dog,
but He turned sharply away from that play
like a door slamming.
That door broke His heart
for He had a sore need.
He made a statue out of His need.
With His penis like a chisel
He carved the Pietà.
At this death it was important to have only one desire.
He carved this death.
He was persistent.
He died over and over again.
He swam up and up a pipe toward it,
breathing water through His gills.
He swam through stone.
He swam through the godhead
and because He had not known Mary
they were united at His death,
the cross to the woman,
in a final embrace
poised forever
like a centerpiece.



JESUS RAISES UP THE HARLOT


The harlot squatted
with her hands over her red hair.
She was not looking for customers.
She was in a deep fear.
A delicate body clothed in red,
as red as a smashed fist
and she was bloody as well
for the townspeople were trying
to stone her to death.
Stones came at her like bees to candy
and sweet redheaded harlot that she was
she screamed out, I never, I never.
Rocks flew out of her mouth like pigeons
and Jesus saw this and thought to
exhume her like a mortician.

Jesus knew that a terrible sickness
dwelt in the harlot and He could lance it
with His two small thumbs.
He held up His hand and the stones
dropped to the ground like doughnuts.
Again he held up His hand
and the harlot came and kissed Him.
He lanced her twice. on the spot.
He lanced her twice on each breast,
pushing His thumbs in until the milk ran out,
those two boils of whoredom.
The harlot followed Jesus around like a puppy
for He had raised her up.
Now she forsook her fornication
and became His pet.
His raising her up made her feel
like a little girl again when she had a father
who brushed the dirt from her eye.
Indeed, she took hold of herself,
knowing she owed Jesus a life,
as sure-fire as a trump card.




THE AUTOR OF THE JESUS PAPERS SPEAKS


In my dream
I milked a cow,
the terrible udder
like a great rubber lily
sweated in my fingers
and as I yanked,
waiting for the moon juice,
waiting for the white mother,
blood spurted from it
and covered me with shame.
Then God spoke to me and said:
People say only good things about Christmas.
If they want to say something bad,
they whisper.
So I went to the well and drew a baby
out of the hollow water.
Then God spoke to me and said:


Here. Take this gingerbread lady
and put her in your oven.
When the cow gives blood
and the Christ is born
we must all eat sacrifices.
We must all eat beautiful women.



IMAGEN: "Jesucristo y María Magdalena", Fotografía de Bruce Labruce.




jueves, 15 de junio de 2017

ODIO A LAS MUJERES




























MUJERES: CANCIÓN DE ODIO


Odio a las mujeres;
me ponen nerviosa.


Están las amas de casa.
Son las peores.
Cada momento está repleto de Alegría.
Respiran hondo
y dan largos pasos, corriendo eternamente
hacia su casa para ponerse a cocinar.
Son las que dicen, con una sonrisa tierna: 
"El dinero no es todo".
Siempre me confrontan con vestidos,
diciéndome: "Lo hice yo misma"
Leen las revistas para la Mujer
y prueban las recetas.
Oh, cómo odio esa clase de mujer.


Luego están las Flores Delicadas humanas;
las Bolas de Nervios.
Son diferentes a todas; incluso te lo dicen.
Siempre hay alguien pisoteando sus sentimientos.
Todo les duele...profundamente.
Los ojos de les llenan de lágrimas constantemente.
Siempre me quieren hablar de las Cosas Reales,
las cosas que Importan.
Sí, saben que podrían escribir.
Las convenciones las coartan.
Siempre están deseando olvidarse...¡Olvidarse De Todo!
...Rezo al cielo para que lo hagan.


Y luego están la que siempre tienen algún problema.
Siempre.
Normalmente tienen problemas con el Marido.
Las han tratado mal.
Son las mujeres que nadie...comprende.
Esbozan sonrisas tenues y melancólicas.
Y, cuando se les habla, se sobresaltan.
Empiezan diciendo que deben sufrir en silencio.
Nadie sabrá nunca...
Y entonces entran en detalles.


Luego están las Muy Informadas.
Son un plomo.
Saben Todo
y te lo dicen encantadas.
Creen que su misión es corregir 
las malas interpretaciones.
Se saben Fechas y Segundos nombres.
Verdaderamente exudan Actualidad. 
Oh, cómo me aburren.


Están las que sencillamente no son capaces de Comprender
por qué todos los hombres están locos por ellas.
Dicen que se han esforzado una y otra vez.
Te hablan del marido de alguien;
lo que dijo 
y qué aspecto tenía al decirlo.
Y luego suspiran y preguntan,
"Querida, ¿qué me ven?"
...¿No las odias?


Están las indefectiblemente Alegres.
Normalmente no están casadas.
Siempre se encuentran ocupadas en confeccionar Regalitos
y organizar pequeñas sorpresas.
Me dicen que mire, como ellas, siempre el Lado Positivo.
Me preguntan ¿qué harían si no tuvieran sentido del humor?
A veces me dan ganas de matarlas.
Cualquier jurado me absolvería.


Odio a las mujeres;
me sacan de quicio.




Dorothy Parker 

(Traducción de Guillermo López y Cecilia Ross)

WOMEN
A Hate Song

I hate Women;
They get on my nerves.

There are the Domestic ones.
They are the worst.
Every moment is packed with Happiness.
They breathe deeply
And walk with large strides, eternally hurrying home
To see about dinner.
They are the kind
Who say, with a tender smile, "Money's not everything."
They are always confronting me with dresses,
Saying, "I made this myself."
They read Women's pages and try out the recipes.
Oh, how I hate that kind of woman.

Then there are the human Sensitive Plants;
The Bundles of Nerves.
They are different from everybody else; they will even tell you so.
Someone is always stepping on their feelings.
Everything hurts them-deeply.
Their eyes are forever filling with tears.
They always want to talk to me about the Real Things,
The things that Matter.
Yes, they know they could write.
Conventions stifle them.
They are always longing to get away-Away from it All!
-I wish to Heaven they would.

And then there are those who are always in Trouble.
Always.
Usually they have Husband-trouble.
They are Wronged.
They are the women whom nobody---understands.
They wear faint, wistful smiles.
And, when spoken to, they start.
They begin by saying they must suffer in silence.
No one will ever know---
And then they go into details.

Then there are the Well-Informed ones.
They are pests.
They know everything on earth
And will tell you about it gladly.
They feel it their mission to correct wrong impressions
They know Dates and Middle names.
They absolutely ooze Current Events.
Oh, how they bore me.

There are the ones who simply cannot Fathom
Why all the men are mad about them.
They say they've tried and tried.
They tell you about someone's husband;
What he said
And how he looked when he said it.
And then they sigh and ask,
"My dear, what it there about me?"
----Don't you hate them?

There are the unfailingly Cheerful ones.
They are usually unmarried.
They are always busy making little Gifts
And planning little surprises.
They tell me to be, like them, always looking on the Bright Side.
They ask me what they would do without their sense of humour?
I sometimes yearn to kill them.
Any jury could acquit me.

I hate Women;
They get on my nerves.





Dorothy Parker (West End, 1893 - Nueva York, 1967) Escritora estadounidense. Espíritu versátil y brillante, escribió artículos para Vogue, y ejerció la crítica literaria y teatral en Vanity Fair y en  The New Yorker. Publicó tres volúmenes de poesía (Enough Rope, 1926; Sunset Gun, 1928; Death and Taxes, 1931), reunidos en 1936 en un único volumen, Not So Deep a Well. Una de sus obras, Big Blonde, ganó el Premio O'Henry al mejor cuento del año. También realizó varios reportajes desde España durante la guerra civil. Escribió guiones para películas junto con su marido Alan Campbell, y dos dramas también a cuatro manos: Close Harmony or the Lady Next Door (1929), con E. Rice, y The Ladies of the Corridor (1953), con A. D'Usseau. Vivió y trabajó en el ambiente intelectual más vivaz de su tiempo (en Nueva York, durante la década de 1920, en Hollywood durante la de 1930 y, más tarde, de nuevo en Nueva York), y se convirtió en una figura destacada. Sus breves poesías, de tono ligero, casi burlón, sus divertidos bocetos y sus cuentos son de hecho concisas representaciones de momentos de incomprensión, de soledad o de estúpida insensibilidad. 




martes, 13 de junio de 2017

ODIO A LOS HOMBRES







































HOMBRES: CANCIÓN DE ODIO

Odio a los hombres.
Me ponen de la nuca.

I

Están los Pensadores Serios;
debería existir una ley contra ellos.
Ven la vida desolada como a través 
de un vidrio oscuro.
Siempre se pasan una mano cansada
por el entrecejo.
Hablan de la humanidad 
como si recién  la hubieran creado 
y tuvieran que ayudar a que sobreviva.
Se regocijan con las huelgas
y viven presentando demandas.
Hacen algo maravilloso por 
los Grandes Desposeídos:
viven abajo, entre ellos.
Con sus trabajos apenas pueden esperar 
a que las masas lleguen a los kioscos
y lean todas esas novelas rusas:
los best sellers del sexo.

II

Están los Hombres de las Cavernas,
los especímenes de la Virilidad de Sangre Roja.
Todo lo comen muy crudo,
rara vez dejan los baños fríos
y quieren que todos les toquen los músculos.
Hablan en  voz muy alta,
con palabras  cortas y anglosajonas.
Andan abriendo las ventanas,
dan palmadas en la espalda
y te dicen que lo que te hace falta es ejercicio.
Siempre están a punto de caminar hasta San Francisco,
de cruzar el océano en velero
o de atravesar Rusia en trineo...
— ¡Ruego a Dios que lo hagan!

III

Y luego están las Almas Sensibles
que hacen diseños de interiores por amor al Arte.
Huelen ligeramente a vainilla
y le echan unas gotitas de sándalo a sus cigarrillos.
Constantemente organizan bailes de disfraces
para poder asistir como un personaje
de Las mil y una noches.
Te sirven el té en su estudio,
donde la gente se sienta en almohadones
y ya está deseando no haber ido.
Miran a una mujer lánguidamente,
con los ojos semicerrados,
y le dicen en tonos suaves y pasionales
cómo debería vestirse.
El color es todo para ellos, todo:
un tono violeta incorrecto
les produce una crisis nerviosa.

IV

Luego están los que están
Totalmente Inmersos En El Crimen.
Te cuentan que no han dormido en cuatro noches.
Asisten a esas obras en que las únicas frases 
que están buenas son las del coro.
Van tambaleantes, de cabaret en cabaret
y te dan las cifras exactas de sus deudas en el juego.
Aluden sombríamente al terrible papel
que tiene el alcohol en sus vidas.
Y luego sacuden la cabeza
y dicen que el Cielo debe decidir
lo que será de ellos...
—¡Ojalá yo fuera el Cielo!


Odio a los hombres.
Me sacan de quicio.



Dorothy Parker (West End, 1893 - Nueva York, 1967)

(Traducción: Guillermo López y Cecilia Ross) 


MEN
A Hate Song

I hate Men;
They irritate me.

There are the Serious Thinkers---
There ought to be a law against them.
They see life, as through shell-rimmed glasses, darkly.
They are always drawing their weary hands
Across their wan brows.
They talk about Humanity
As if they had just invented it;
They have to keep helping it along.
They revel in strikes
And they are eternally getting up petitions.
They are doing a wonderful thing for the Great Unwashed----
They are living right down among them.
They can hardly wait
For "The Masses" to appear on the newsstands,
And they read all those Russian novels----
The sex best sellers.

There are the Cave Men----
The Specimens of Red-Blooded Manhood.
They eat everything very rare,
They are scarcely ever out of their cold baths,
And they want everybody to feel their muscles.
They talk in loud voices,
Using short Anglo-Saxon words.
They go around raising windows,
And they slap people on the back,
And tell them what they need is exercise.
They are always just on the point of walking to San Francisco,
Or crossing the ocean in a sailboat,
Or going through Russia on a sled---
I wish to God they would!

And then there are the Sensitive Souls
Who do interior decorating, for Art's sake.
They always smell faintly of vanilla
And put drops of sandalwood on their cigarettes.
They are continually getting up costume balls
So that they can go
As something out of the "Arabian Nights."
They give studio teas
Where people sit around on cushions
And wish they hadn't come.
they look at a woman languorously, through half-closed eyes,
And tell her, in low, passionate tones,
What she ought to wear.
Colour is everything to them--everything;
The wrong shade of purple
Gives them a nervous breakdown.

Then there are the ones
Who are Simply Steeped in Crime.
They tell you how they haven't been to bed
For four nights.
They frequent those dramas
Where the only good lines
Are those of the chorus.
They stagger from one cabaret to another,
And they give you the exact figures of their gambling debts.
They hint darkly at the terrible part
That alcohol plays in their lives.
And then they shake their heads
And say Heaven must decide what is going to become of them---
I wish I were Heaven!

I hate Men;
They irritate me.


IMAGEN:  Jean Paul Sartre -Caricatura de Pablo Morales de los Ríos- España, 2003